Contaminación ambiental
calentamiento_edited.png

LA CRISIS
AMBIENTAL

Nuestro planeta está en crisis, y nuestra supervivencia como seres humanos está en riesgo. El cambio climático, la destrucción de los ecosistemas y la contaminación están desencadenando una gran cantidad de problemas que en poco tiempo podrán afectar definitivamente nuestro planeta, tal como lo conocemos.

La manera en la que producimos y consumimos ha generado una alteración climática general, que está provocando ya, serios impactos en el ambiente y en la vida de mucha gente: Especies que se extinguen o que migran alterando los ecosistemas, inundaciones que arrasan comunidades enteras, olas de frío y de calor en lugares impensables, aparición de nuevos virus o bacterias, y un sinnúmero de consecuencias que afectarán de manera negativa a la humanidad, y están poniendo en riesgo su supervivencia. 
 

¿Qué podemos hacer frente a estos Problemas Ambientales?

Estos problemas ambientales nos afectan a todos y a todas, incluyendo nuestras futuras generaciones, de ahí que es importante que todos actuemos para mitigarlo. La propuesta más clara es la Responsabilidad Compartida, se trata de asumir la parte de responsabilidad que nos corresponde: Los Gobiernos, Las Empresas, Los Consumidores.

Los gobiernos deben tomar decisiones claves para impulsar y promover la producción sostenible en sus territorios. Desarrollar políticas que beneficien a las empresas que hacen bien las cosas y por otro lado que castiguen a quienes no lo hacen. Los gobiernos también deben impulsar la utilización de energías más limpias, y una gestión de residuos más eficiente.

Las empresas deben responsabilizarse por los impactos negativos que ocasiona su operación. Sabemos que los cambios no pueden darse de la noche a la mañana, pero es importante que las empresas midan sus impactos negativos y determinen un plan de acción efectivo para mitigarlos. Muchas empresas ya se encuentran trabajando en modelos de producción más limpia, en eficiencia energética, gestión de residuos, reducción de su huella de carbono y de su huella hídrica, utilización de materias primas recicladas, diseño de productos y servicios amigables con el medio ambiente, etc.

Nuestro rol como consumidores es muy importante pues en función de él se diseñan los productos y servicios que consumimos. Si las personas tomaran decisiones responsables con respecto a lo que consumen, estarían presionando a las empresas hacia una producción más limpia, y de manera indirecta a los gobiernos para que tomen acciones que promuevan un desarrollo sostenible.

 

Consumir con sabiduría, prefiriendo los productos y servicios más responsables y asumiendo la responsabilidad de nuestras decisiones de compra, como la gestión de los residuos que generamos, además de convertirnos en ciudadanos más activos y empoderados frente al cambio climático, seguro podrá hacer la diferencia….